Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

29 mayo 2014

Radiografía (muy)compartida V: Mi Madre

La semana pasada os hablaba de J y de cómo empezó todo un viernes(no cualquiera). Fuera aparte la anécdota, después de escribir aquel post, recordé con cariño como fue surgiendo todo y me acabé emocionando yo sola pensando en él y en mi madre...
¿os he dicho que cumplen años el mismo día?
Y pensaba yo el otro día que en esta pareja seguimos un orden poco lógico... tantos años de diferencia, yo mamá antes de conseguir trabajo, luego nos casamos, luego otro pequeño, varios trabajos... pero siempre me he sentido afortunada, MUY afortunada por lo que la vida me ha ido regalando en un perfecto desorden... Y pensaba que realmente agradezco dos cosas: Haber encontrado a Jorge, y todas esas charlas con mi madre rozando temas varios y lugares comunes. Me doy cuenta que mi saber emocional se lo debo en gran parte a ella, y se lo agradeceré eternamente.
Se ha desvelado por mis miedos y mis inseguridades, angustiado por mi bienestar físico y emocional y ha luchado por que yo sienta amor y tenga salud sobre todas las cosas. No le puedo deber más.
Mi caracter y mi lado más emocinal, no se pueden parecer más al suyo. Son suyos mis torbellinos de emociones y de ideas; mi creatividad y mi espiritualidad; mi poder sobrenatural para transmitir vibraciones a todo nuestro alrededor, mi vocación educacional; y, lo que prefiero por encima de todas las cosas, mi profunda capacidad de amar. (Lo que decía, no le puedo deber más.)
Me vienen a la cabeza momentos, conversaciones bastante trascendentales a la orilla del mar... hablando sobre la felicidad y el amor de una forma, me parece, poco común. Mis padres nos han regalado una educación amplía, sin límites. Nos han pagado los estudios y seguirían haciéndolo si quisiéramos estudiar más. Pero lo que me parece infinitamente más importante, esencial y alucinante, es cómo nos han educado emocionalmente a aceptar lo que venga, a luchar cuando es necesario, a disfrutar o a olvidar. También se puede educar a amar y a ser felices.
Tuve que ser madre para llegar a hacerme una idea de lo que ella me ha querido siempre. Y sé ahora que daría su vida por mí, o por mis hermanos, pero lo que ella no sabe es que esta vida nuestra es más suya que de nadie.
Y tendré que esperar a que mis hijos sean adolescentes para hacerme una idea también de lo que habrá sufrido por nosotros: Y tendré que esperar a que la vida les ponga a prueba para comprobar si les he enseñado a gestionar sus emociones como mi madre me ha enseñado a mí. Y les acompañaré cuando me lo pidan, y les dejaré solos también.
Que es lo que nos ha dado ella, raíces y alas para que crezcamos fuertes y podamos volar (que decía alguién, y ella retomaba).
[Foto]
Y tampoco pongo foto con ella como hice con mi padre. Pero me quedo con una imagen de ella en el hospital el día que dí a luz por primera vez. Cuando me subían ya a planta y salí del ascensor tumbada en aquella camilla. Yo, con cara de niña grande asombrada, cansada y radiante; y ella allí sentada, sin haber dormido apenas y haciendo que leía. Se abrió el ascensor, nos vió y se acercó con una sonrisa enorme que le daba vueltas a la cara.
Te quiero mamá. Te debo y te necesito tanto que a veces hasta me duele pensarlo.

2 comentarios:

  1. Estheruca, me han encantado los post de “radiografías”!!! Los de tus hermanos, el de tu padre, el de Jorge y especialmente este. He tenido la inmensa suerte de conocerlos y convivir un poquitín con ellos y me encanta todo lo que destacas de ellos. Consigues transmitir perfectamente el amor, el cariño, la gratitud… que sientes y lo afortunada que eres por tenerlos.
    Un besazo a todos

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Te he dejado un premio en mi blog
    un saludo!!
    http://pitiguitaandmore.blogspot.com.es/2014/06/mas-premios.html

    ResponderEliminar

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos encanta!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...